13 marzo, 2007

La Acción


Desde luego para ir cambiando el mundo hace falta de todo.

Ya dije que pensar que sólo con el voto se han cumplido nuestros deberes políticos es de risa.

Tampoco es suficiente con despotricar, teorizar o clamar en general contra lo mal que está todo, aunque también es bueno y necesario.


Hace unos días Liki Fumei me comentaba como un amigo común estaba dispuesto, a través de una pequeña asociación de vecinos a la que pertenece, a denunciar al Principado de Asturias por un enorme cartel que han colgado en el mayor edificio civil de nuestra región y quizá de España entera: la Universidad Laboral de Gijón, la uni para los gijoneses. Edificio sin duda impactante y, para mí y muchos otros, bonito y armonioso dentro de su enormidad, aunque ninguneado y despreciado por su origen franquista. Habría y hay mucho que hablar sobre este tema, asunto para muchas entradas.

El que nos ocupa es que el gobierno de Asturias se ha empeñado en tener, como los demás, su propia TV autonómica y su sede ya radica en una de las dependencias de la uni, concretamente en la zona que antes estaba destinada a albergar un convento de monjas. TeleTini (así llamada por los asturianos en 'honor' a su presidente Vicente,Tini, Álvarez Areces) ha decidido colgar ese enorme cartel promocional de los muros de nuestra querida uni y eso es lo que nuestro común amigo quiere denunciar en el juzgado. En cuanto disponga de una foto del cartelicidio la pondré.

Cuando Liki me lo contó me quede pensativo y también un tanto sonado.

Este tipo de personas son más que necesarias, creo que son fundamentales, pues son las que en realidad van haciendo que poco a poco la sociedad vaya cambiando.

Probablemente, aunque se trate de un asunto tan aparentemente nimio, mi amigo esta haciendo más por cambiar las cosas que yo con todos mis rollos teóricos.

Es lo que tiene la acción.

Fuente de la foto.

2 comentarios:

Manolo L. dijo...

Aplaudo la iniciativa de tu compañero Liki, pero no pienses nunca que lo que haces carece de valor, amigo. Todos estamos en el camino, siempre preparándonos para afrontar la vida, y nunca sabe uno cuándo llegará la "señal" que le haga saltar al ruedo.

Una metáfora: estamos todos frente a un océano de indignidad, dándole vueltas a ver cómo paramos las olas; es complicado saber qué es lo más apropiado: si rompemos una ola, ya vendrán otras que nos tumbarán, si hacemos una muralla de arena, es cuestión de tiempo que se desmorone. ¿Es mejor gastar nuestra energía como héroes individuales? ¿Es mejor formar un ejército de hormiguitas sin conciencia? Si en vez de pensar un momento, nos dedicáramos a parar las olas, ¿no estaríamos sacrificándonos en balde? Si, en vez de pensar por nosotros mismos, nos pusiéramos en manos de un líder impetuoso, ¿no acabaríamos siendo como las olas del océano, un profeta - kamikaze?

Hay que seguir preparándose, amigo. Lessing pensaba que el fin de toda reflexión es una acción. ¿Qué opinas tú? ¿Reflexionas para escapar de los problemas del mundo, o para acercarte más a los problemas del mundo?

Por otra parte, está claro que hay cosas que sólo se ven claras después de haber tomado la iniciativa de dar un primer paso. Y tenemos que ir dando pasos, porque, de lo contrario, cuando llegue nuestro momento, estaremos agarrotados.

En realidad, no creo que sea ningún dilema. En tu misma reflexión está la respuesta. ¿Puede vivir un hombre sin soñar? ¿Puede vivir un hombre sin comer? ¿Y sin respirar? Pues si sabes organizar tu tiempo, y darle a cada cosa su momento, también igual, para nuestras inquietudes, hay un momento para soñar, otro para comer y otro para darse un respiro, y así siempre...

Un saludo y mucho ánimo. Y enhorabuena a los dos, a uno por el valor de dar el paso, y al otro por tener la humildad para hacer esta reflexión en voz alta y compartirla.

Anónimo dijo...

Para ver el arco iris hay que aguantar un chaparrón.

Me ha gustado mucho tu reflexión.
Géminis