17 enero, 2008

El Poder tal como es ahora.



Si la norma es producida desde fuentes casi innumerables, a menudo con tensiones y conflictos entre ellas, será confusa, oscura, contradictoria, en fin, inextricable, un verdadero lodazal. Nunca podrá parecerse al agua cristalina que brota de una única fuente.

Si además todas esos diversos entes legislativos manan como verdaderos torrentes, indicando hasta como tienen que ser los agujeros de las rosquillas o la altura de cada hierba, todo estará regulado y a menudo de diversas maneras.

Así la norma lo abarca todo y, si realmente se aplicara, lo constreñiría y estrangularía todo, como una pitón hace con su víctima, aunque de una manera mucho más extraña y confusa. Cualquier brote o embrión de lo que fuere acabaría muriendo o languideciendo. La vida humana en este país no sería posible.

Evitemos un momento lo confuso, nosotros al menos, demos un ejemplo: ¿acaso alguna empresa podría permanecer abierta si verdaderamente cumpliera la legislación laboral, de seguridad en el trabajo, urbanística, medio ambiental, tributaria.........? ¿se podría de verdad construir una casa tan solo?

Y sin embargo lo que debería pasar no sucede: los edificios se levantan, la gente va al trabajo, la comida llega de lugares lejanos, la luz se enciende.....

¿Qué está ocurriendo?

Es sencillo: simplemente en la mayor parte de los casos todas esas normas no se aplican y por tanto no hay porque cumplirlas. De esta manera las empresas pueden funcionar, las personas pueden tener casas, moverse, comer, defecar....

Pero el reverso de la moneda en esta situación está ahí, latente: si el poder lo quiere, en virtud de la aplicación selectiva de la norma apropiada, puede multar, penalizar o encausar a quien quiera, sea persona física o jurídica, por lo que quiera.

Este poder tan selectivo y arbitrario.... ¿no es el poder absoluto?

Tanta norma tan confusa.... que solo se hace cumplir a veces..... ¿vivimos realmente en eso que llaman, llenando sus pechos y sus bocas, Estado de Derecho?